domingo, 11 de febrero de 2018

Palos de la Baraja de La Fábrica


TÍTULO DE LA BARAJA: La Fábrica

¡Por fin!

Empiezo así porque he tardado varios años en decidirme a subir esta entrada. Se puede pensar que no es para tanto, que la baraja no es muy diferente a otras ya subidas, que no aporta una gran singularidad en los palos; y es cierto. Pero si se han leído mis entradas anteriores se puede ver como siempre intento explicar los palos, de dónde vienen y qué representan.

Pues en este caso me ha costado mucho tiempo.

La baraja está editada por una empresa argentina de alimentación, La Fábrica, ubicada en Buenos Aires. Se dedica básicamente al catering y la venta on-line.

Cuando la obtuve lo hice por la indudable singularidad de sus palos, pero cuando intenté entender de qué se trataban, no lo conseguí. Podía haber puesto como palos Producto 1, Producto 2, etc., pero no me gustaba. Por lo que me puse en contacto con la empresa para que me explicaran que querían representar en los palos; pero no obtuve respuesta. A partir de aquel momento se la enseñé a todos los porteños que conocía o iba conociendo, con escasos avances. Después de ir recopilando opiniones, hace unos días, una bonaerense me ayudó a terminar de interpretar, más o menos, todos los palos, y ya creo encontrarme en condiciones de subirla.

Los palos son:

Masas secas de coco y dulce de leche, lo que viene a ser una pasta.

Picadas, lo que llamaríamos aquí, unas banderillas. Las picadas son realmente algo que se puede picar, por tanto es un nombre genérico para este tipo de banderillas unidas con pequeños estoques de plástico, pero no tengo un nombre mejor.

Copas de sidra. Una argentina me dijo que seguro que eran copas de sidra, y yo lo doy por bueno.

Cucuruchos de barquillo de chocolate, con helado de chocolate blanco, tal vez con una guinda o una fresa. Podrían ser de helado de nata pero me dijeron que tenían que ser de chocolate blanco.

Si se mira en la página web actual sólo se pueden encontrar las pastas de masa seca. Lo que más predominan son los sándwiches de miga, que en la baraja aparecen en los comodines.

La estructura es la de la baraja española, no sólo porque los palos se parecen mucho a los clásicos oros, copas espadas y bastos, sino por los cortes superiores en el reborde del naipe. Parece que hubiera una obligación para representar los palos clásicos de la baraja española, lo que reduce mucho las posibilidades de crear palos originales. Las figuras miran a la izquierda, excepto todas las del palo de los cucuruchos y la sota de sidra y el caballo de picadas. En las barajas españolas esto nunca ha quedado claramente definido. Incluyen también el 8 y el 9 para poder usarla en juegos de barajas francesas.





PALOS: Masas secas de coco y dulce de leche, picadas banderillas, copas de sidra y cucuruchos de barquillo de chocolate, con helado de chocolate blanco.
AUTOR: Desconocido
FECHA DE ADQUISICIÓN: 2010
LUGAR DE ADQUISICIÓN: Internet
EDICIÓN: www.lafabricalunch.com.ar

martes, 2 de enero de 2018

Palos de la Baraja Daini


TÍTULO DE LA BARAJA: Daini

Las barajas japonesas mekuri karuta (las barajas con diseños abstractos derivadas de las europeas) tienen muchas variantes. Una de ellas supuso una gran simplificación. Apareció en algún momento del siglo XVIII, en el que un nuevo grupo de formatos de barajas empezaron a usar sólo uno de los cuatro palos, repitiéndolos cuatro veces; son las barajas de tipo kinseizan. Estas cartas se usaban principalmente para el juego del Kabu, término que se empleaba para referirse a uno de los posibles valores obtenidos con la combinación de las cartas, concretamente al 9. El significado antiguo del uso de Kabu se ha perdido ya que en japonés actual tiene una traducción muy alejada del original, "acción de existencias" o "tocón de árbol". A estas barajas también se las conoce como "cartas de un solo palo".

Los formatos de barajas para jugar al Kabu se dividen en dos grupos, las que usan como palos los Hau (es decir, los bastos) y las que usan los Ôru (es decir, las monedas).

En la entrada de los Palos de la baraja Kabufuda (01/11/14) mostré la variante kinseizan de las barajas Kabafuda, con los cuatro palos idénticos, representados por bandas o franjas anchas que son la esquematización abstracta de los bastos o bastones que llevaban las cartas portuguesas. La baraja de aquella entrada es una baraja Kabafuda Kinseizan Hau.

Aquí presento otra variante de las Kabufuda, con la misma estructura pero en un formato llamado Daini (literalmente grande y dos), que lleva cuatro palos de 10 naipes, los tres primeros palos iguales y el último desigual. Las diferencias se limitan a los naipes As, 2, 3 y 4; el resto son iguales. El formato es el de los naipes tipo Ôru, es decir, lo que usan monedas como palos.

El As en los tres primeros palos es un dragón y el 10 se supone que es una cara y que representa a un personaje.

Como una variedad de las mekuri, en estos formatos de barajas hay una Oni-fuda, es decir, "la carta de ogro". También aparece un naipe que representa a un monje, pero no he identificado su significado.

El naipe del 4 lleva escritos los kanjis de Daini.




PALOS: Palos 1, 2 y 3 de Ôru, palo 4 de Ôru
AUTOR: Desconocido
FECHA DE ADQUISICIÓN: 2014
LUGAR DE ADQUISICIÓN: Tokio
EDICIÓN: Sekaiyugi

Palos de la Baraja Komatsufuda


TÍTULO DE LA BARAJA: Komatsufuda

Como explicaba en la entrada de los Palos de la baraja Hanafuda (08/09/14), los naipes japoneses provienen de cartas portuguesas, llevadas a Japón por marineros. El primer mazo original japonés fue el llamado Tenshō karuta, por aparecer durante el periodo Tenshō (1583-79). Era un mazo de 48 cartas que mantuvo los cuatro palos latinos de copas, oros o monedas, bastos o palos y espadas. Los números llegaban hasta el 9 e incluía tres naipes de figuras con los rostros de una mujer, un caballero y un rey. En 1633, el shogun Tokugawa prohibió la circulación y uso de esas barajas, lo que obligó a los fabricantes japoneses a rediseñar radicalmente sus cartas. Para ocultar las proscritas cartas derivadas de las portuguesas, los creadores rediseñaron los naipes con imágenes abstractas conocidas como mekuri karuta. A mediados del siglo XX, todos los mekuri karuta cayeron en el olvido con la excepción de la baraja Komatsufuda (小松札), que se usa para jugar al kakkuri, un juego de emparejamiento de naipes.

La baraja Komatsufuda consta de cuatro palos con 12 naipes cada uno. Los palos recuerdan vagamente a sus orígenes españoles, bastos, espadas, copas y oros, pero los ases no parece que hagan referencias a los palos y en las figuras no veo los rostros de mujeres, caballeros y reyes. Sin embargo, todos los naipes son diferentes, y por tanto identificables por los jugadores.

Los naipes son pequeños y rígidos, como todos los japoneses.

Una variedad de esta baraja es la Unsun karuta (うんすんカ), que se desarrolló a finales del siglo XVII. Tiene cinco palos de 15 cartas cada uno para un total de 75 cartas. En ella los ases si representan claramente a los palos, las figuras son antropomórficas y además hay un dragón. La subí al blog el 10/10/14.


 



PALOS: Tiras gruesas o bastos, tiras finas o espadas, monedas y copas. 
AUTOR: Desconocido
FECHA DE ADQUISICIÓN: 2014
LUGAR DE ADQUISICIÓN: Tokio 
EDICIÓN: Sekaiyugi

domingo, 31 de diciembre de 2017

Palos de la Baraja Brosmind


TÍTULO DE LA BARAJA: Brosmind

En las barajas con formato francés no suele ser frecuente encontrar diseños específicos de palos. Recuerdo una dedicada a la reina de Inglaterra que sí era muy original (entrada del 23/06/12), pero hay muy pocas. Por ese motivo lo más habitual es encontrar barajas aparentemente clásicas pero con un rediseño original de sus palos tradicionales: picas, tréboles, diamantes y corazones. Ésta es una de esas barajas.

Está creada por el estudio diseño BROSMIND. Se trata de un estudio asentado en Barcelona y formado por dos hermanos aragoneses, Juan y Alejandro Mingarro. Han ganado muchos premios y han expuesto sus diseños en múltiples ocasiones.

Sus diseños en general son muy originales, con un toque grafitero. Con sus diseños se hace ropa, maletas y todo tipo de objetos. Están en la línea de “Cállate la boca” o Kukuxumusu.

Con esos diseños han hecho los naipes de esta baraja, todos ellos muy curiosos. He intentado darle sentido al diseño de los palos, ya por ellos en sí mismos o por el contenido del conjunto del palo, pero probablemente no haya nada que encontrar. A pesar de todo me tiro a la piscina de imaginar cuál sería la intención del rediseño del palo.

Vaya de entrada que todos los símbolos son caritas sonrientes, como si fueran emoticonos.

El palo de las picas sonrientes parece dedicado a la comida. La cara muestra, junto con la sonrisa, unos ojos que parecen salchichas o plátanos, algo representado en varios de los naipes del palo. El color del símbolo es el verde, color que no aparece en la baraja francesa, en las que los palos son rojos o negros.

El palo de los diamantes tiene tarros de vidrio en todos los naipes, a veces parecen de comida a veces tienen otro uso, como en el As que podría ser crema solar, por las gafas que lleva y el sudor. En los símbolos los ojos aparecen como aspas. Esta es la forma de representar en un comic a alguien muerto o noqueado, pero también puede ser que esté dormido o simplemente con los ojos cerrados. Eso justificaría que el símbolo llevara crema solar y estuviera tendido al sol. No por menos el símbolo es rojo.

El palo de los tréboles está formado por máquinas con palancas, teclas y ruedas. El As aparece con un ojo guiñado por lo que los mini símbolos muestras un solo ojo. Es también verde.

Finalmente, el ultimo palo, esta vez en rojo, parece dedicado a las golosina. El As tiene ojos de corazón, por lo que podría pensar que los micro-símbolos también lo tendrían de poder dibujarse a ese pequeño tamaño.

Por tato, los palos siguen la regla de dos colores, no rojo y negro, sino rojo y verde, y serían picas verdes con ojos de salchicha, diamantes rojos con ojos cerrados, tréboles verdes con un ojo guiñado y corazones rojos con ojos de corazón.

Las J, más que al Joker o al Valet, se parece a nuestros caballos, porque el dibujo va montado en algo parecido a una bicicleta.

Las K y las Q siempre llevan una pequeña corona.

La edición la ha realizado la empresa equivalente a Heraclio Fournier, pero con la baraja francesa, Bicycle. Como no veo en la caja o los naipes más nombres que el de la propia empresa, no le he podido dar a la baraja otro nombre que ése.





PALOS: Picas verdes con ojos de salchicha, diamantes rojos con ojos cerrados, tréboles verdes con un ojo guiñado y corazones rojos con ojos de corazón
AUTOR: Estudio Brosmind
FECHA DE ADQUISICIÓN: 2016
LUGAR DE ADQUISICIÓN: Internet 
EDICIÓN: Bicycle para el Estudio Brosmind 

lunes, 31 de julio de 2017

Palos de la Baraja de las fiestas de Hellín


TÍTULO DE LA BARAJA: Semana Santa de Hellín

Esta baraja está dedicada a las fiestas de Semana Santa de Hellín, una población de unos 30 000  habitantes, situada en la provincia de Albacete, en España.

Las fiestas están declaradas de Interés Turístico Internacional, sobre todo por su famosa tamborada. La tamborada reúne a unos veinte mil tambores, la mayor concentración de tambores registrada en el mundo, que atruenan las calles de la población durante unos días.

La tamborada proviene de 1988, cuando las doce peñas fundadoras se reunieron para crear y firmar los estatutos de la Asociación de Peñas de Tamborileros. Sin embargo, el origen primitivo de la actividad se remonta a 1411, cuando San Vicente Ferrer complementó su predicación contra brujas y adivinos con un acompañamiento de músicos, fundamentalmente tambores, para asustar a los malos espíritus.

Los palos se basan en símbolos de las fiestas.

El primero es lógicamente el de tambores. El tambor está formado por la caja, el tornillaje, los aros, los aretes, los bordones y los parches, que antiguamente eran de piel de cabrito y que ahora son mayoritariamente de plástico. Se cuelga a la cintura con el cinto y se redobla con un par de palillos, que serán otro de los palos. Sobre los tambores de este palo está escrita la palabra Hellín.

El segundo son botas de vino, sobre las que aparece la letra S, que supongo que no es la de Superman, y que no he podido interpretar. Para quienes no lo sepan, una bota es un pequeño recipiente de piel, generalmente de cabra, donde se puede llevar vino en los viajes o al trabajo; es típico de España. Siempre se han guardado líquidos, aceite o vino, en recipientes de piel, son los llamados odres o cueros. Sobre todo era utilizados para el trasporte, ya que pesaban menos que los recipientes cerámicos. Don Quijote tuvo un encontronazo con esos cueros cuando estaba en una venta descansando. Por la noche se levantó y creyendo que eran personas arremetió contra ellos rajándolos y vertiendo lo que él creía que era sangre, pero que no pasaba de ser vino tinto.

El tercer palo son los palillos o baquetas con las que se toca el tambor. Sin embargo, el As lleva un mazo, mucho más contundente, y los guantes necesarios para evitar que las manos sangren.

El último palo son las palmas que llevarán en las procesiones del último día de las fiestas, el Domingo de Ramos.

Los 10, es decir las sotas, son los tamborileros. Todos van vestidos con una túnica negra llamada capuz. El capuz es un sobretodo holgado, que se ponía encima de la ropa y se usaba en los lutos. Antiguamente incluso llevaba una cola que se arrastraba. En el año 1990, la Asociación modificó su criterio con respecto al atuendo y se admitió que, además del capuz, se pudiera utilizar un pañuelo al cuello de cualquier color. En la baraja es siempre rojo.

Los 11, es decir los caballos, son Vírgenes subidas en los pasos de Semana Santa. He intentado saber cuáles eran pero no he podido. No hay información en ninguna de las páginas web de las fiestas o de la baraja; tal vez no representen ninguna en concreto. Yo he creído descubrir en el 11 de palmas a La Dolorosa y en el 11 de botas a Nuestra Señora de la Asunción.

Los reyes son penitentes con su caperuza y portando o señalando el palo. Los colores de sus atuendos coinciden con los de las Vírgenes, morado en tambores, azul celeste en botas de vino, marrón en palillos y rojo en palmas. Estos colores también están representados en los Ases, por lo que los considero parte integrante del propio palo.

Los naipes llevan los cortes clásicos distintivos del palo de la baraja española, aunque debajo de una greca que hace que se vean un poco mal. Sin cortes los tambores, con un corte las botas de vino, con dos cortes los palillos y con tres las palmas. A pesar de ello tiene el 8 y el 9.




PALOS: Tambores/morado, botas de vino/azul celeste, palillo/marrón y palmas/rojo
AUTOR: Blas Ruiz
FECHA DE ADQUISICIÓN: 2016
LUGAR DE ADQUISICIÓN: Internet 
EDICIÓN: barajashellin.es

sábado, 17 de junio de 2017

Palos de la Baraja del Mundial de 1982


TÍTULO DE LA BARAJA: Mundial 82

Se trata de una de las barajas que se hicieron como mercadería para el Mundial de Fútbol España de 1982, de infausto recuerdo.
Es una baraja de formato francés/americano, con números hasta el 10 y con J, Q y K como figuras, tal vez pensando que era un formato más internacional con más posibilidades de ser vendida a los visitantes. Como en ese tipo de baraja, hay una miniatura del palo en el borde izquierdo del naipe.

Los palos, como es lógico, se mueven en torno al fútbol. El primero es un balón clásico de pentágonos y hexágonos; ahora se hacen balones con despieces muy diferentes.

El segundo palo son copas. Podrían ser Copas del Mundo de fútbol, pero evidentemente el diseño ni se parece. Para diferenciarlas de unas simples copas de bebida habría que llamarlas trofeos.

El tercer palo son banderas. Me gustaría poder decir que son banderas de España, pero no puedo. El dibujante del naipe parece que ignoraba que la banda central amarilla tiene el doble de anchura que las rojas de los extremos. El resultado es una bandera no reconocible.

El último palo son botas de fútbol, básicamente negras. Hoy en día es rarísimo ver a un jugador de fútbol con botas negras, cuando durante décadas fueron las clásicas de las equipaciones. Dada la época de la baraja las voy a denominar con el nombre clásico que se les daba antaño: borceguíes. Esta palabra ya está en absoluto desuso, pero rememora aquellas botas de fútbol negras con algún adorno blanco, un poco altas y que eran del mismo modelo para todos los futbolistas. Si miramos en el diccionario de la RAE en realidad borceguí se emplea para las botas que llegaban hasta más arriba del tobillo y que se ajustaban por medio de cordones. Viendo fotos antiguas, efectivamente así eran las botas que usaban los primeros futbolistas, más altas que las actuales. En una página de Internet, en relación a los problemas de Messi con la justicia, aparecía como titular: "El fútbol cambia borceguíes por togas". También he podido encontrar esta referencia: “Los nuevos borceguíes de Leo Messi. Messi estrena sus nuevas botas el domingo en Villarreal”.

Las figuras son también referencias al fútbol. La J es un linier, la Q un masajista y la K un árbitro. Tanto linieres como árbitros del rigurosos negro propio del año 1982.






PALOS: Balones, trofeos, banderas y borceguíes.
AUTOR: No consta
FECHA DE ADQUISICIÓN: 2016
LUGAR DE ADQUISICIÓN: Internet
EDICIÓN: Castanyer

miércoles, 31 de mayo de 2017

Palos de la Baraja de Ciudad Real


TÍTULO DE LA BARAJA: Ciudad Real

Se trata de una baraja dedicada a Ciudad Real, en España. Tiene el formato de la baraja española con números del 1 al 7 y figuras del 10 al 12. Los cuatro palos están claramente inspirados en los de la baraja española pero con singularidades que les hacen merecer el apelativo de diferentes.

El primer palo, el que equivaldría a los oros, es un sello real de Alfonso X el Sabio, usado en la Carta Puebla de Villarreal de 1255. Detrás de la imagen del sello que aparece en el As se encuentra la gótico-mudéjar Puerta de Toledo de Ciudad Real, de 1328, todo ello enmarcado en una cenefa de cerámica de Talavera. Esa misma cenefa es la que se usa en el revés de los naipes.

El segundo palo, el correspondiente a las copas es una crátera Ibérica encontrada en el parque arqueológico de Alarcos. En el As, tras la crátera, se encuentra la ermita de Alarcos, también del siglo XIV, con un detalle de su rosetón y una esfinge ibérica, en la parte baja del naipe, procedente del mismo yacimiento. Crátera es un término griego que hace referencia a una vasija grande donde se mezclaba el agua con el vino antes de ser servido en las mesas. En la antigüedad era muy raro servir el vino solo.

El tercer palo son las clásicas espadas, en este caso las representa la espada de Don Quijote, junto con otros elementos quijotescos, como la bacía y el peto, que aparecen en el reloj carillón que está situado en la Plaza Mayor de Ciudad Real. En segundo plano parece Cervantes, según  una obra del escultor García Coronado de 1927.

El cuarto palo  es el cetro de Alfonso X, fundador de Ciudad Real en 1255 ante la imposibilidad de repoblar Alarcos, reconquistada años antes, en 1212. A ambos lados del cetro se encuentran Diego de Mazariegos, fundador de la Ciudad Real de México, y Hernán Pérez del Pulgar, capitán de los Reyes Católicos y natural de Ciudad Real. En la parte superior, el dragón de ocho cabezas que preside el ábside central de la iglesia de Santiago del siglo XIII.

Las figuras son las mismas en los cuatro palos con algunas pequeñas diferencias; por ejemplo, el naipe número 10, la sota, representa caballeros de órdenes militares, pero aunque el dibujo sea el mismo, cada uno representa una orden. Se distingue por la cruz que lleva en el pecho. El primer palo lleva la cruz de Calatrava, el segundo palo la de Alcántara, el tercero la de Santiago y el cuarto la de Montesa. Tras la figura de la Sota, en la parte posterior aparece la catedral de Ciudad Real, todo enmarcado una cenefa inspirada en los bordados del manto de Nuestra Señora del Prado, patrona de la ciudad. Por su parte, el caballo es una estatua ecuestre de Juan II, quien otorgó a Villa Real en 1420 el título de ciudad pasando de Villa Real a Ciudad Real; fue realizado por el escultor Sergio Blanco en el año 2007. Detrás  se encuentra la puerta del torreón del Alcázar Real, lo único que se conserva de la edificación. Y finalmente el rey es una escultura de Alfonso X el Sabio realizada por García Donaire en 1976. De fondo se observa el antiguo ayuntamiento del arquitecto Vara y Soria de 1865. También están enmarcados, en este caso en una cenefa extraída de las Cantigas de Alfonso X el Sabio.

A pesar de esa evidente relación con la estructura de la baraja española, no hay cortes en las cenefas y hay que abrir la mano completamente para distinguir el palo.



PALOS: Sellos reales de Alfonso X el Sabio, cráteras ibéricas, espadas de Don Quijote y cetros
AUTORA: Natalia Zhylitska
FECHA DE ADQUISICIÓN: 2016
LUGAR DE ADQUISICIÓN: Ciudad Real
EDICIÓN: Heraclio Fournier para Turismo de Ciudad Real