miércoles, 27 de julio de 2016

Palos de la Baraja de la Monarquía Española


TÍTULO DE LA BARAJA: Monarquía española  

Se trata de una baraja dedicada a la monarquía española y sus reyes. Casi se podría decir que es una estricta baraja española, por el formato, los números, las figuras e incluso los palos, lo que no la haría adecuada para esta colección. Sin embargo hay una pequeña variante en los palos: hay oros, copas, espadas, pero en lugar de bastos hay cetros, lo que ya le da suficiente singularidad.
No obstante lo más interesante de esos naipes son las figuras, donde se representan a los reyes de las distintas casas que han reinado en España, empezando por los Reyes Católicos, pasando por los Austria y terminado en los Borbones, con pequeñas incursiones de otros personajes, como un Saboya o José Bonaparte, “pepe botella”.
Como las 12 figuras son insuficientes para cubrir a todos los reyes que ha habido, se cuelan algunos monarcas como Ases, doses, treses o cuatros. Entre las figuras el 10 siempre es una mujer, una reina o una infanta, el 11 un rey a caballo y el 12, lógicamente, otro rey (doblemente rey).
El As de oros es una excepción ya que no lleva ninguna figura y se ha usado para representar en la moneda representativa del oro las caras de los Reyes Católicos, arranque de la monarquía española. El 2 y el 3 de oros son ellos mismos, el 10 su hija Juana la Loca, el 11 su marido, Felipe I el Hermoso, el primer Austria en la monarquía española, y el 12 el hijo de ambos Carlos I.
El As de copas es Felipe II, el rey del gran imperio español, cuando no se ponía el sol en sus dominios. Hasta el 4 de copas no encontramos otro rey, Felipe III. El 10 es la Infanta Margarita, inmortalizada por Velázquez en las Meninas, hija de Felipe IV, que aparece como el caballo de copas. El rey es Carlos II el Hechizado, también hijo de Felipe IV, y aquejado del síndrome de Klinefelter como consecuencia de los sucesivos matrimonios consanguíneos de la realeza; murió sin descendencia y fue por tanto el último rey Austria.
Con el As de espadas empiezan los Borbones; se trata de Felipe V. El 2 es su hijo Luis I, que reino sólo seis meses. El 3 es Fernando VI el Prudente, también hijo de Felipe V. El 10 es Isabel de Farnesio, segunda esposa de Felipe V. El caballo es Carlos III, el denominado mejor alcalde de Madrid, que también era hijo de Felipe V y que al morir sus hermanos sin descendencia dejo los reinos de Nápoles y Sicilia y asumió en reino de España.
El 12 de espadas es el lamentable Carlos IV, y el As de cetros es su no menos lamentable hijo Fernando VII, que llegó a ser llamado el Deseado, porque su vuelta a España representó la expulsión de los franceses, pero que nada más llegar a España restauró el absolutismo derogando la Constitución de Cádiz de 1812. El 2 de cetros es Isabel II, reina por delante de su tío Carlos al ser derogada la ley Sálica que prohibía reinar a mujeres. Fuen un gran logro pero este hecho dio lugar a las guerras carlistas. Se casó por obligación de estado y presiones internacionales con su doble primo Francisco de Asís, declaradamente homosexual, con el que se supone que tuvo varios hijos; su reinado se caracterizó por la más absoluta corrupción y fue depuesta tras la Revolución de 1868, la Gloriosa. Desde el exilio pudo ver como se instauraba en España la I República. El 4 de cetros es uno de esos hijos Alfonso XII; con su reinado termino la I República. El 6 de cetros es Alfonso XIII, depuesto por la instauración de la II República Española en 1932. El 10 es la Reina Sofía de Grecia, mujer de Juan Carlos I, que es el caballo de cetro; es el único 11 que no va montado a caballo ya que está de pie con el caballo del Guernica de Picasso emergiendo por detrás. El 12 es el actual rey, Felipe VI.
Aunque nunca suelo hablar de los comodines porque carecen de palo, en está ocasión lo haré para completar la monarquía española. El primero es José I Bonaparte, rey impuesto por Napoleón durante la ocupación, entre 1808  y 1813. Otro es Amadeo I de Saboya, hijo del rey de Italia, que reinó en sustitución de la depuesta Isabel II hasta el advenimiento de la I República de 1868 a 1869. Otro es la reina Leticia, mujer del actual Felipe VI. Y el último es la Infanta Leonor, heredera del trono; en el naipe se hace un divertido juego de palabras con los nombres de la reina Leonor y del rey león.
También he cambiado el orden que suelo utilizar para mostrar los naipes. En lugar de mostrar simultáneamente todos los palos, como suelo hacer, comparando naipes, en este caso he preferido hacerlo de uno en uno para seguir el orden cronológico de los reyes y reinas.







 



PALOS: Oros, copas, espadas y cetros
AUTOR: Fernando Corella
FECHA DE ADQUISICIÓN: 2015
LUGAR DE ADQUISICIÓN: Internet
EDICIÓN: ASESCOIN

jueves, 14 de julio de 2016

Palos de la Baraja de Cuzco


TÍTULO DE LA BARAJA: Cuzco Perú

Esta segunda baraja repite parte de lo mostrado en mi anterior entrada, incluidos los palos, que son en un 75% coincidentes. Coinciden claramente los vasos ceremoniales y las orejeras, es muy parecido el bate o mazo de madera, aunque en este caso carece de las incrustaciones de la entrada anterior, e incorpora como nuevo palo un tumi, o cuchillo ceremonial. Con esta nueva estructura el paralelismo con los palos de la baraja española es aún más patente: copas, oros, bastos y, ahora, espadas. Incluso comparten el sistema de línea fragmentada de los bordes, empleado para dar a  conocer el palo sin extender la mano de naipes.

También se usa el color para marcar diferencias entre los palos, aunque sólo en los naipes con números y el As. El de los mazos es anaranjado, el de los vasos es azul, el de orejeras es un indefinido color degradado en tonos rojizos, y el de los tumis es el rojo

En el As y los números está escrita en la parte inferior la descripción del palo. Así, el primero, porque la línea del borde no lleva corte, el equivalente al oro, pone que es una orejera de oro y plata de la cultura Lambayeque, igual que en la entrada anterior.

Con un corte, el segundo palo, el equivalente a las copas, vasos ceremoniales de oro incas.

Con dos cortes, un cuchillo ceremonial de oro, concretamente un tumi, herramienta empleada para trepanaciones. El tumi es un cuchillo propio de las culturas Moche, Inca y Chimú, de una sola pieza metálica con un mango rectangular o trapezoidal; lo más característico es su hoja semicircular. Aunque en el naipe aparece como de la cultura Paraca, realmente parece un Tumi Chimú.

Con tres cortes un bastón de guerra de madera de la cultura inca.

El resto de los naipes también tienen aclaraciones escritas en la parte inferior. Los 12, los reyes, llevan escrito debajo, Inca, Hijo del Sol. Son cuatro imágenes idénticas en las que sólo cambia el símbolo del palo.

Los 11, los caballos, representan a camélidos de la zona, el de vasos y el de bastones es una vicuña (vicugna vicugna), y el de orejeras y tumis es una llama (lama glama). En el naipe, debajo de la foto del animal pone Machupicchu, aunque las imágenes no permiten confirmarlo.

En los 10, las sotas, pone Guerreros incas, que al igual que los naipes de los reyes llevan el mismo dibujo, cada uno con sus símbolos.

Todas las figuras llevan escudos. Los escudos en quecha, halcana, los usaban sólo algunos soldados, en general los usaban los de mayor rango. Eran de madera cubierta de cuero, tenían grabados geométricos en su frontal y podían ser redondos, cuadrados o rectangulares. En este caso son todos rectangulares.


 

PALOS: Mazos de guerra, vasos ceremoniales, orejeras y tumis.

AUTOR: Desconocido

FECHA DE ADQUISICIÓN: 2015

LUGAR DE ADQUISICIÓN: Machupicchu (Perú)

EDICIÓN: Incasperú

Palos de la Baraja de los Gobernantes Incas


TÍTULO DE LA BARAJA: Gobernantes incas

Tengo dos barajas sobre Perú, pero que hacen especial hincapié en el mundo inca. Son parecidas en muchos aspectos, incluso los palos, aunque en conjunto son diferentes. Hablaré de ambas de forma general en esta primera entrada, que dedico a la que he llamado Gobernantes incas.

Se trata de una baraja inspirada en el mundo precolombino peruano. Fundamentalmente en el periodo inca, pero también con alguna otra referencia cultural a otras culturas sobre las que dominaron en su periodo expansionista.

La he llamado así porque junto con los palos, inspirados en temas incaicos, las figuras representan a dignatarios incas.

La palabra inca es quechua y quiere decir gobernante, líder. Por tanto no eran una raza distinta a la de los quechuas sino una forma de gobierno diferente que tenía a la cabeza como líder militar y religioso al Inca, con mayúsculas. Esa casta, que no raza, se autodenominaba “Hijos del Sol” y por extensión a todo el pueblo que vivía en Cuzco y a 50 leguas a la redonda se les llamó “los incas”.

La expansión del imperio inca se había iniciado en 1438, con la victoria del Inca Cusi Yupanqui sobre los chancas. Desde ese momento hasta 1533, que fue el momento en el que desapareció el imperio tras ser derrotado por los españoles. Fue un periodo de algo menos de un siglo, pero durante el que se expandió por un gran territorio, desde el mar a la alta montaña, desde Perú hasta Chile, Ecuador, Colombia y Argentina.

Sin embargo, antes de la creación del imperio, los incas debieron ser un pequeño reino asentado en los alrededores de Cuzco; de este periodo se tiene muy poca información. Se supone que fue Manco Cápac quien fundó la primera estructura. Aparentemente procedía de la zona del lago Titicaca.

Los palos de esta baraja inca son mazos de guerra, vasos ceremoniales, orejeras y hojas de coca.

Los mazos toman como imagen un mazo de guerra inca con incrustaciones metálicas, chamabi, en quechua.

El modelo de vaso ceremonial que se reproduce es un vaso ceremonial de la cultura Sipán, utilizado en ritos funerarios. Está elaborada en una lámina de oro recopada, con decoración repujada, embutida y con incrustaciones de crisocola. En la decoración se aprecia al dios Naylamp en posición erguida, con un tocado semicircular con plumas y sosteniendo dos báculos. En la banda circular del borde del vaso se aprecian las incrustaciones de crisocola. La cultura Sipán o Lambayeque (700 a 1100 DC) tuvo como centro principal la región de Lambayeque, sin embargo su territorio se extendió desde el valle de Chicama hasta el área de Piura.

Las orejeras eran adornos que representaban símbolos de poder en toda el área andina durante el período prehispánico. El Señor de Sipán no era la excepción a la regla y usaba unas orejeras de oro con incrustaciones de turquesas. La iconografía representa a un guerrero con rasgos de ave, portando lanza, escudo y honda.

El último palo son las hojas de coca. La coca (Erythroxylum coca) es una planta sudamericana de hasta 2,5 m de altura originaria de las estribaciones de los Andes amazónicos. Crece en tierras cálidas y húmedas. La coca se cosecha tres, cuatro y hasta seis veces al año, según la región; las hojas son arrancadas por el peciolo y secadas al sol para su posterior venta. Una misma plata puede ser cosechada durante diez años. Tiene un papel básico en las culturas andinas como analgésico en intervenciones médicas y estimulante para que la población pueda aguantar la falta de oxígeno de sus tierras del altiplano. Sin embargo, es más conocida en el mundo entero por sus alcaloides de los que se obtiene la cocaína. 

Las figuras siempre representan a un alto dignatario Inca. Los 10 parecen más bien guerreros, en los 11 aparecen otros Incas acompañados de un animal y en los 12 los Incas aparecen con tocados, lo que hace suponer que representan a una máxima autoridad.

Los animales que aparecen en los 11 son los propios de la región, variedades de camélidos, que he creído reconocer. El 11 de orejeras es una vicuña (vicugna vicugna). El 11 de mazos es una alpaca (vicugna pacos). El 11 de vaso ceremoniales es un guanaco (lama guanicoe). El 11 de hojas de coca una llama lanuda de Awanakancha (lama glama).




PALOS: Mazos de guerra, vasos ceremoniales, orejeras y hojas de coca
AUTOR: Desconocido
FECHA DE ADQUISICIÓN: 2015
LUGAR DE ADQUISICIÓN: Juliaca (Perú)
EDICIÓN: Walmor’s


sábado, 16 de abril de 2016

Palos de la Baraja celta


TÍTULO DE LA BARAJA: Mitología celta  

La estructura de la baraja es clásica. Aunque en su descripción se mencione a la baraja española, tiene la estructura de la baraja francesa, con cuatro palos, 10 naipes de números, del As al 10, y tres figuras, K, Q y J. Los personajes que aparecen como figuras se encuentran descritos en los cuatro ciclos literarios que reúnen todos los relatos donde se cuenta la mitología irlandesa, mezclada o inspirada en situaciones históricas: el ciclo del Ulster, el ciclo mitológico, el ciclo feniano y el ciclo histórico; son la equivalencia a las Sagas en la literatura islandesa.

Los palos son fíbulas, liras, copas y cascos.

La fíbula es la pieza que se usaba para sujetar la ropa antes de que aparecieran los botones. Servía para cerrar las túnicas uniendo dos de sus bordes, haciéndolos pasar por el hueco central y fijándolos con la aguja.

Las liras son el símbolo de Irlanda, cuando la parte curva mira a la izquierda, porque cuando lo hace hacia la derecha son el logo de la cerveza Guinness, patentada por ellos antes de que se fundara la República de Irlanda. Sin embargo, su origen y uso es anterior a la patente de la cervecera, ya que se empezó a usar como símbolo en estandartes, monedas y sellos en el siglo XIII. Se supone que era el instrumento musical que usaba Brian Boru, el gran líder irlandés, vencedor de los vikingos, a los que expulsó de la isla. Se dice que ese lira se conserva en el Trinity College de Dublín, pero la que hay allí se fabricó 400 años después de la muerte del rey, que ocurrió en el 1014.

Los otros dos palos no necesitan explicaciones, aunque se supone que su diseño se basa en copas y cascos propios de los celtas.

Los cuatro palos están claramente diferenciados pero sus figuras no guardan ninguna relación aparente con los símbolos que los representan. Más bien parecen una excusa para sacar a colación a esos personajes celtas. Sin embargo se ha cumplido siempre con la regla de un rey representado por una figura dominante, una reina representada por una dama y una J representada por un guerrero. Son todos personajes más o menos mitológicos, excepto el rey de copas, que es el mencionado Brian Boru, el gran líder de los irlandeses en sus luchas con los vikingos, vencedor en la famosa batalla de Clontarf, tras la que se expulsó a los escandinavos de la isla, y en la que murió, aparentemente una vez finalizada la contienda y como consecuencia de una traición. El resto de las figuras, siguiendo con el palo de copas, son como Q de copas, Banshee, un espíritu femenino de la muerte y mensajera de otro mundo, que dio nombre a una popular serie de televisión. La J es Cu Roi Mac Dairi, jefe de los munster, pueblo situado al sur de la isla, representado como un guerrero de fuerza sobrehumana y poderes mágicos.

El rey de fíbulas es Nuada Argetlam, el del brazo de plata. Era el rey de un pueblo del norte de Europa, los Tuatha De Danann. Cuando llegó a Irlanda guerreo con los habitantes locales perdiendo un brazo en una batalla; se dice que lo sustituyó por uno de plata. También se considera un dios irlandés, por lo que se mueve entre los mitos y la historia. La Q de fíbulas es Morrigan, diosa de las batallas, luchas, muertes y destrucciones, pero también de la fertilidad, ya que la destrucción da paso a una nueva vida, conceptos muy unidos en el universo celta. A veces se la conoce como la Gran Reina o la Reina Fantasma. La J es Fionn Mac Cumhail, un guerrero celta cuyos seguidores se denominan como los fionna, que también daría nombre a una organización revolucionaria irlandesa del siglo XIX, la Hermandad Finiana.

El rey de cascos es Manannan (seguro que se me olvida alguna ene) Mac Lir. Que es un dios acuático, lir quiere decir mar en gaélico irlandés, cuya labor era trasladar las almas de los muertos al otro mundo, es decir, el Caronte celta. La reina es Maeve, reina de Connacht, conocida como la reina ebria; es el equivalente celta al Dionisos griego. Y la J es Ferdia, guerrero del reino de Maeve

Finalmente, el rey de liras es Conchobar Macnessa, un gran representante de la nobleza celta, que fue rey del Ulster. Hay un personaje mítico y una posible referencia histórica para este personaje. La reina de su palo es la bean sidhe, conocida en inglés como The washer at the ford, la lavandera en el vado, que es una dama que lava en los arroyos las prendas ensangrentadas de los destinados a morir en la batalla. La J es Cuchulain, conocido como el Aquiles celta, famoso por la lanza que portaba, llamada Gae Bolg. Fue capaz de defender el Ultster él sólo de un ejército enemigo gracias al furor que empleaba en las batallas. En el naipe se le representa con un cuervo sobre el hombro bebiendo la sangre de una herida; esa fue la señalar que vieron los líderes de los tres ejércitos que le sitiaban para atreverse a atacar hasta matarlo.

Todos los naipes llevan la misma orla y a los pies de las figuras se representa algún lance de la vida del personaje.

PALOS: Copas, Fíbulas, liras, cascos y copas
AUTOR: Carmen G. Carballeira
FECHA DE ADQUISICIÓN: 2016
LUGAR DE ADQUISICIÓN: Dublín
EDICIÓN: CelticJourney

lunes, 21 de marzo de 2016

Palos de la Baraja del Siglo de Oro en Madrid


TÍTULO DE LA BARAJA: Madrid, siglo de oro  

Se trata de una clásica baraja de familias. Hay siete familias y, por tanto, siete palos. La originalidad está en las familias, que no lo son tanto, y en el diseño de los naipes.

Cada naipe representa a un personaje, un lugar, un edificio o una situación, dentro de la homogeneidad que da el palo. Cada palo tiene seis naipes.

El primer palo es el de los reyes y reinas Austrias de la corona de España, considerados menores. Son Felipe II, Felipe IV, Margarita de Austria, Mariana  de Austria e Isabel de Borbón. Son los últimos representantes de la dinastía de los Austria en España. Reinaron en una época de crisis económica provocada por una decadencia política, pero de esplendor cultural, no por menos se llamó a esta época  el Siglo de Oro. Los naipes, en el anverso, tienen un lazo de color que también identifica a las familias; en este primer palo es el color azul claro. Curiosamente, y a diferencia del resto de barajas que conozco, el reverso es distinto en todos los naipes, frente a lo que suele ser habitual, que es una imagen idéntica y neutra para que los contrarios no sepan que cartas tiene cada uno. Sin embargo, en esta baraja se pueden ver en las manos del contrario que naipes lleva. La dificultad la proporciona que el texto está escrito para ser leído reflejado en un espejo, y colocado invertidamente con relación al anverso. A pesar de ello, no el texto, pero si el nombre del personaje se podría intuir en muchos casos; puede que este sea parte del interés del juego. El texto del reverso lleva el nombre de la carta y un comentario sobre el mismo, una frase o una referencia.

El resto de naipes de la baraja hacen referencia a este periodo de la historia de España. Por ejemplo, el segundo palo es el de la Arquitectura Barroca Madrileña, formada por seis edificios emblemáticos. Su lazo es de color verde. Algunos aún existen, como la Plaza Mayor o la Casa de las Siete Chimeneas, ésta obra de Juan Bautista de Toledo, situada en la Plaza del Rey y que actualmente acoge al Ministerio de Cultura. Otro edificio es el Colegio Imperial, también conocido como el Colegio Imperial de la Compañía de Jesús y que está situado en la calle de Toledo, cerca de la Plaza Mayor; fue construido para acoger los Reales estudios de San Isidro, institucionalizados por Felipe IV para impartir estudios de alto nivel a la realeza. Otros sin embargo han desaparecido, como el Alcázar, que fue construido como fortaleza musulmana en el siglo IX; sobre su emplazamiento, Juan Gómez de la Mora empezó a construir el actual Palacio Real, terminado por Sabatini. La Cárcel de la Corte también desapareció, en su lugar se encuentra el Palacio de Santa Cruz, sede del Ministerio de Asuntos Exteriores, situado a la espalda de la Plaza Mayor. El Palacio del Buen Retiro lo mandó edificar Felipe IV a Alonso Carbonel como un conjunto de recintos y jardines de recreo; sólo hay algunos restos, pero quedan sus jardines que hoy conocemos como Parque del Retiro.

El tercer palo es la Casa y Corte, con el color naranja. Hace referencia a todos los protocolos, actitudes y gente que pululaban permanentemente en torno a la familia real. Los naipes que aparecen son el Maestro Mayor de Obras; Juan Gómez de Mora fue un maestro de obras. El Mayordomo Mayor, el encargado de la organización de todo el Palacio; Velázquez fue mayordomo real. El Valido, un personaje que no tenía título o función institucional, pero que actuaba de asesor o consejero, y tenía una influencia enorme en las decisiones que tomaban los reyes. El Contador Mayor de Cuentas, que hoy sería en ministro de Hacienda o Economía. El Sumiller de Corps, el encargado de controlar todo lo relativo a las habitaciones de los reyes. Y finalmente el Bufón, la persona encargada de entretener a la familia real; normalmente se elegía a una persona deforme para esta función.

El siguiente palo es el Dimes y Diretes, con el color rosa oscuro. Es un palo un tanto ecléctico en el que se juntan divertimentos y eventos más o menos populares. El primero es el de los Autos de Fe, donde la Inquisición quemaba a los que ya había decidido que eran herejes, porque lo reconocían ante el dolor o porque el demonio les daba fuerza para obstinadamente no reconocerlo. Las Ejecuciones en la Plaza Mayor, al garrote vil, también se consideraban espectáculos y la gente no se los perdía. El Espectáculo de Cañas y Toros era algo más sano. Los espectáculos de cañas eran torneos fingidos entre caballeros, en los que las lanzas se sustituían por cañas para evitar daños mayores, e iban acompañados normalmente de corridas de toros; eran unos de los momentos más esperados del año por todo el pueblo para divertirse. La Romería de Santiago el Verde era una romería que se realizaba el 1 de mayo a la ermita de San Felipe y Santiago, que estaba situada en una pequeña isla del río Manzanares; probablemente fue el origen de la romería a la ermita del Santo que aún hoy se celebra el 15 de mayo, el día de San Isidro, patrón de Madrid; estás romerías eran momento de gran regocijo y diversión. Los Mentideros de la Villa eran enclaves donde los madrileños se reunión para intercambiar noticias políticas y sociales; era una especie de periodismo oral que hoy llamaríamos Twitter o WhatsApp. Según el lugar dónde se reunían se trataban unos temas u otros. La gente del teatro lo hacían en la calle del León,  la de palacio frente al Alcázar, y  para todo tipo de gentes en las escalinatas del Convento de San Felipe el Real o en la propia Plaza Mayor. Las Casas a la Malicia surgen de la “Regalía del Aposento”, emitida por Felipe II, que obligaba a los propietarios de edificios de dos plantas a “regalar” la segunda planta para funcionarios de la Corte. Para evitarlo se inventaban todo tipo de trucos que no permitieran ver cuantas plantas tenían los edificios o para darles un aspecto poco adecuado para acoger a los funcionarios reales, habitaciones casi sin ventanas, con techos aparentemente bajos, espacios estrechos y todo tipo de picaresca imaginable, para lo que los madrileños eran muy hábiles, se llamaron así casas a la malicia.

El siguiente palo es el de los Escritores, de los que estuvo sobrado el siglo de oro de las letras y las artes. Fue una época en la que no sólo hubo grandes escritores sino también grandes rencillas entre ellos, manifestadas en sus textos, denigrando al contrario, que fueron seguidas constantemente en los mentideros. Aunque se podrían destacar otros muchos, en los naipes aparecen Lope de Vega, Tirso de Molina, Calderón de la Barca, Miguel de Cervantes Saavedra, Francisco de Quevedo y Luis de Góngora. El color de su lazo es el morado.

El sexto palo se llama Foráneos y no queda muy claro a qué tipo de personas reúne. Son en ocasiones personas de gran poder, pero sin gran valía, en otros casos son personas de gran valía sin poder y otros personas con cierta singularidad, pero no hay nada que claramente los una. Son el Conde Duque de Olivares, extremadamente poderoso, Diego Velázquez, pintor real por excelencia pero también mayordomo real en contacto permanente con la familia del rey, Juan José de Austria, hijo ilegítimo de Felipe IV, el primer Duque de Lerma, valido de Felipe III, Pedro de Teixeira, cartógrafo portugués al servicio de Felipe IV, y La Monja Alférez, entre real, ya que existió y se llamó Catalina Erauso y Pérez Galarraga, y figurada porque a través de la literatura se convirtió en un mito. Su color es el azul oscuro.

El último palo es el de Grandes Obras. Está muy relacionado con el palo del Barroco Madrileño. Los naipes representan al Convento de las Descalzas Reales, obra de Juan Bautista de Toledo situado en la plaza del mismo nombre. La Iglesia de San Nicolás, también situada en una plaza con el mismo nombre. El Convento de la Encarnación, obra de Juan Gómez de Mora, de nuevo en una plaza con su nombre. La Iglesia de San Ginés, dando básicamente a la calle del Arenal, pero también dando a la plazuela y al pasadizo de San Ginés, como no podría ser menos. La Iglesia de San Andrés, lógicamente en la plaza de San Andrés; en ella destaca la capilla de San Isidro, obra también de Juan Gómez de la Mora. Y finalmente el Convento el Corpus Christi, también conocido como Convento de las Carboneras del Corpus Christi, que, por fin, no está en un lugar del mismo nombre; en este caso se encuentra en la Plazuela del Conde de Miranda.

En general es una baraja que da mucho juego al tener 42 naipes diferentes, tanto por el anverso como por el reverso.
 He subido la totalidad de los naipes, dada la singularidad de cada uno de ellos. He puesto tanto el anverso como el reverso tal y como se ve, e invertido digitalmente para que se pueda leer.





 

 

 

 

 


PALOS: Austrias Menores-azul claro, Barroco Madrileño-verde, Casa y Corte-naranja, Dimes y Diretes-rosa oscuro, Escritores-morado, Foráneos-azul oscuro y Grandes Obras-rosa claro
AUTOR: Carmen Alcalde Aramburu
FECHA DE ADQUISICIÓN: 2016
LUGAR DE ADQUISICIÓN: Madrid
EDICIÓN: Ciudadesenjuego

domingo, 21 de febrero de 2016

Palos de la Baraja Piecepack Playing Cards


TÍTULO DE LA BARAJA: Piecepack  


Esta baraja no tiene un nombre específico. Le he mantenido el que le da el fabricante, “Piecepack Playing Cards”. El diseñador, Clark Rodeffer, se refiere a esa baraja como The Flexible, Portable, Affordable Board Game System, el sistema flexible, portátil y accesible de juegos de mesa.

El diseñador no hace mención a la baraja en sí, ni se preocupa por su diseño, sino por los juegos que se pueden disfrutar con ellos. De hecho no tengo seguridad de que sea el diseñar de la baraja, porque siempre aparece como el diseñador de los juegos que se pueden realizar con ella. No obstante, en todos ellos aparece un logo con los palos de esta baraja; uno de esos juegos es evidentemente le póker.

Los palos son cuatro y se diferencian inicialmente por el color, que a diferencia de la baraja francesa/inglesa, la adecuada para el póker, no son dos, rojo y negro, sino cuatro. En ese caso azul, negro, rojo y amarillo. A cada uno de los colores se le añade un símbolo. No he logrado encontrar ninguna explicación del porqué se han elegido esos y no otro. Por mi parte, tampoco he podido deducir ninguna relación. Mi impresión es que son absolutamente arbitrarios. Son picas, manteniendo el nombre del palo de la baraja francesa que representa a las armas, que es la denominación que se les da en su página web; van asignadas al azul. Las medias lunas en negro, los soles en rojo y las coronas en amarillo. En el reverso de los naipes se representan los cuatro palos. Aunque no haya un gran vínculo entre ellos, se pueden organizar en dos categorías, la de la naturaleza, el Cosmos o el firmamento, con la Luna y el Sol. Por otro lado el del poder, el militar y el político, con las armas y las coronas.

Cada palo va del As hasta el 10, y luego se completa con un valet/caballero (J), una reina (Q) y un rey (K).

El símbolo del As es el mismo del palo, por tanto es diferente en los cuatro palos. Sin embargo las imágenes que llevan la J, Q y K son las mismas en los cuatro palos, aunque diferenciadas por los colores. Son, en los tres naipes coronas, aunque su diseño es difieren en cada una de ellas.






PALOS: Azules-picas, negros-lunas, rojos-soles y amarillos-coronas

AUTOR: Clark Rodeffer

FECHA DE ADQUISICIÓN: 2016

LUGAR DE ADQUISICIÓN: Internet

EDICIÓN: Unlimited Media Works

domingo, 4 de octubre de 2015

Palos de la Baraja de Stuttgart


TÍTULO DE LA BARAJA: Juego de cartas de Stuttgart

Ésta es la baraja europea más antigua de la que se tiene noticia. Forma trilogía con otras dos barajas de época similar con las que comparte la temática que da lugar a los palos: la caza. Las otras dos barajas son la baraja de cazadores flamencos, o juego de cartas de los Claustros, que se encuentra en el Museo de los Claustros Medievales de Nueva York, y la baraja cortesana de cazadores, conocida como juego de cartas de Ambras, que se encuentra el Museo de Historia del Arte de Viena.

La baraja apreció en 1931 en la Biblioteca del Estado de Baviera en Múnich. En un inventario de la Biblioteca aparece catalogada en 1598. Aparentemente se fabricó, aunque en este caso al tratarse de una obra única habría que decir “se diseñó”, para un duque bávaro. Más adelante la adquirió el duque de Wurtemberg. La persona que las inventarió en ese momento ya conocía bien las barajas y sus características porque indica expresamente que los palos germánicos de cascabeles, corazones, bellotas y hojas, se habían sustituido por sabuesos, pájaros, en lugar de decir patos, ciervos y gavilanes, en lugar de decir halcones. No debió percibir el marcado carácter de caza de la baraja. Las investigaciones más modernas suponen que la baraja fue realizada por un artista del suroeste de Alemania hacia 1430.

El original de esta baraja se encuentra en el Museo del Estado de Wurtemberg. Consta de 52 naipes de los que se conservan sólo 49. Se organiza en cuatro palos de tema centrado otra vez en la caza, patos, halcones, sabuesos y ciervos. Dos de los palos son aves y los otros dos mamíferos. Las figuras de los palos con aves son hombres, son palos masculinos, y los otros dos palos llevan figuras de mujeres, son palos femeninos. A mí me recuerdan a los palos de la baraja francesa, cuatro palos diferentes pero que se agrupan de dos en dos, dos rojos, dos negros. Aquí unos masculinos, otros femeninos.

Los naipes van del 1 al 9, representados por ese número de animales que se representan, ubicados de una forma artística, con una cierta simetría, como en nuestros naipes. Ésta es una diferencia con otra de las dos barajas con las que forma el trío de barajas europeas más antiguas, las cartas de los Claustros, donde comparten los palos de perros y halcones, pero donde las figuras están desordenadas. Es muy probable que el artista que creo las bellas cartas de la baraja del Claustro, Konrad Witz, conociera las de Stuttgart y se inspirara en ellas.

El naipe número 10 es un estandarte que en el futuro pasaría a fundirse con el número 1 creando el As, y que en las barjas suizas sería un palo. Las tres figuras representan a dos cortesanos el Unter, el inferior, y el Ober, el superior, como hoy en día se representan en las barajas germánicas. El Unter es el representante a la sociedad civil, el que en las barajas española, francesa o inglesa es la Sota, el Valet o el Jack. El Ober es el mercader o comerciante enriquecido, o tal vez el aristócrata. El inferior y el superior siempre se representan a pie, en dos palos son hombre y en los otros dos mujeres. La última figura es un rey o una reina según el género. En los naipes masculinos el rey se representa a caballo, y en los palos femeninos las reinas se representan sentadas.

Los naipes que se perdieron, ya en el siglo XIX estaban desaparecidos, son el 4 de patos, el Unter de halcones y el 9 de sabuesos.

En los palos que representan artes de caza, la caza con halcones o con perros, los animales están sujetos. En el caso de los halcones están descansando apoyados sobre perchas y en el caso de los sabuesos con correas. Incluso en el caso de los halcones algunos se representan con la capucha que tapa sus ojos, a veces puesta a veces colgando.

Hay una gran riqueza de colores en el dibujo de los naipes, algo que hoy nos parece habitual pero que en el siglo XV era complejo. También hay colores diferenciadores en los palos: en los patos el color del estandarte es el rojo granate, y es el color que predomina en el ropaje de las figuras. En los halcones es el verde. En los sabuesos es otro tono de rojo, aparentemente más carmesí en el estandarte pero más anaranjado en los ropajes, porque con el paso del tiempo ha podido alterarse la percepción del pigmento. Y en ciervos es el azul.
















PALOS: Palos masculinos: Patos y rojo, Halcones y verde. Palos femeninos: Sabuesos y naranja, Ciervos y azul
AUTOR: Desconocido
FECHA DE ADQUISICIÓN: 2015
LUGAR DE ADQUISICIÓN: Wurttemberg
EDICIÓN: Platnik Edition