domingo, 12 de enero de 2020

Palos de la Baraja de Warhammer 40.000: Dark Millenium


TÍTULO DE LA BARAJA: Warhammer 40.000: Dark Millenium

 Warhammer 40.000 es un juego de mesa de gran popularidad donde se mezcla la ciencia ficción con la fantasía, con cierto toque lovecraftiano. Se desarrolla en un futuro distópico, lo contrario a utópico, exactamente tras  la finalización del milenio 41. El término Warhammer 40000: Dark Millenium, concretamente el nombre de la baraja, apareció por primera vez en el suplemento para la segunda edición de Warhammer 40k, en 1994, y hace referencia a la oscuridad con la que empieza el milenio y lo tenebroso de su futuro. También hubo un videojuego desarrollado por Vigil Games con ese nombre, pero que no llegó a ver la luz por las dificultades financieras que tuvo la empresa de los desarrolladores. 

Warhammer 40.000 fue creado en 1987 por Rick Priestley y Andy Chambers como un nuevo juego futurista inspirado en el primer Warhammer, llamado Warhammer Fantasy Battle que es de fantasía medieval. Gran parte del interés del juego es crear los ejércitos que se deben enfrentar, para lo que hay que comprar las miniaturas, montarlas y pintarlas; un gran trabajo pero también un gran negocio para Games Workshop, el fabricante del juego, y Citadel, el fabricante de las miniaturas. Games Workshop tiene su sede en la ciudad británica de Nottingham, y tuve la ocasión de estar en sus instalaciones hace ya muchos años. 

Las reglas del juego están contenidas en los documentos que publica Games Wokshop, en los artículos que aparecen en la revista White Dwarf y en los múltiples libros que publica la editorial Black Library sobre el universo Warhammer. 

Analizando el diseño de los naipes, la iconografía empleada se basa en el mundo y las guerras que se desarrollan en el juego. En el futuro distópico que presenta hay una gran variedad de ejércitos, razas, facciones y grupos que pelean entre ellos, lo que genera un material gráfico para elegir amplísimo. De entre todos ellos, quizá el más importante es el Imperio del Hombre, imperio interestelar que gobierna a toda la humanidad que se encuentra distribuida por la galaxia, con brazo de hierro, totalitario y absolutista, incluso con rango de fundamentalismo religioso; no se pierden nada

El mando del Imperio del Hombre recae en un Emperador, al que se considera como el único dios capaz de liderar a la humanidad en la conquista de la galaxia en una gran Cruzada. Pero por ello tiene que hacer frente a todo tipo de ataques, desde otros grupos humanos a favor del Caos, hasta razas alienígenas. Para luchar contra ellos dispone de fuerzas de ejército especializadas, como los Marines Espaciales, la Armada Imperial, los Caballeros Imperiales, las Fuerzas de la Inquisición o la Astra Militarum, que es la Guardia Imperial. También le apoya el Adeptus Mechanicus, un grupo independiente de científicos asentados en Marte. 

Simplificando mucho las cosas, las fuerzas del Caos, los enemigos del Emperador, se dividen en cuatro categorías: Demonios, Marines Espaciales del Caos, las Legiones Titánicas del Caos y los Perdidos y Condenados. 

Por su parte, cada uno de los cuerpos de ejército del Imperio utiliza tácticas diferentes de atraque o defensa. Por ejemplo, la Guardia Imperial utiliza estrategias clásicas militares, incluso parecidas a las empleadas en la Primera Guerra Mundial, basadas en el número de soldados. 

Sin embargo, los Marines Espaciales son un cuerpo de élite formado por soldados modificados genéticamente a imagen y semejanza del Primarca de su capítulo. Eso unido al empleo del armamento más sofisticado hace que sus unidades sean de pocos individuos, todo lo contrario que la Guardia Imperial. Un grupo de ellos, los Marines del Caos, se rebelaron contra el Emperador en una revuelta denominada la Herejía de Horus, y estuvieron a punto de derrotarlo. 

La Inquisición es una organización completamente independiente estructurada en “ordos”. Es la policía secreta del Imperio, adiestrados para localizar a cualquiera que pudiera poner en peligro el orden establecido con pensamientos heréticos; a qué me suena esto. 

Por su parte, los Caballeros Imperiales están formados por un solo individuo, un noble montado en un poderoso bípode cargado de pesadísimo armamento. Cada casa puede tener docenas de estos caballeros nobles. 

La Eclesiarquía en el nombre popular del Adeptus Ministorum, la iglesia oficial del Imperio cuyo objetivo es regular y controlar el culto al Emperador como único dios de la galaxia. 

Como decía, el Adeptus Mechanicus es un ejército independiente que tiene su sede en Marte y, como es lógico, dado su carácter científico, disponen de las armas más sofisticadas. Creen que el conocimiento es la verdadera divinidad del Universo y tienden a sustituir cualquier tejido biológico por artificial. Veneran a las máquinas, con un Dios-Máquina llamado el Omnissiah. 

Otro de los grupos en liza es el de los Xenos, que es el término que se aplica a cualquier forma alienígena inteligente. Entre ellos están los Eldar, los Necrones, los Orkos o los Tiránidos. 

Los Eldar son los equivalentes a los elfos de otros juegos o de la literatura de fantasía, como El señor de los anillos. Dominaban completamente la galaxia, pero su decadencia interna y la aparición del Dios del Caos, Slaanesh, que crearon ellos mismos, los eliminó practicante por completo y ahora vagan por el espacio sin un lugar propio en naves-planeta. Pero algunos permanecieron en la ciudad de Commorragh, una ciudad construida en la Telaraña, que es básicamente otra dimensión, y se convirtieron en los Eldar Oscuros. 

Los Necrones son un ejército formado exclusivamente por máquinas de guerra, robots con aspecto de esqueleto humano. Son la raza, de las que actualmente existen, más antigua de la galaxia, pero el sol enfermizo de su planeta les hizo desarrollarse débilmente y ser de corta vida. 

Los Orkos son una de las razas emblemáticas del Warhammer 40.000, violentos pero también alocados y juerguistas. Están presentes en el Warhammer original y en el Gorkamorka, pero también en El hobbit y El señor de los anillos

Los Tiránidos provienen de otra galaxia y son una raza enjambre controlados por una mente única, como en la película Starship Trooper o el Juego de Ender. Todas sus armas, vehículos y naves son seres vivos; ésta ha sido una concepción de los recursos empleados en novelas y películas de ciencia ficción, como la serie Galáctica

Y finalmente los Tau, que son una raza de humanoides cuya ideología es la unión pacífica de todos en busca de un bien común, aunque habría que analizar sus intenciones y los procedimientos que emplean para ver si son lo que parecen. 

Dado su gran éxito, de este juego se han hecho infinidad de desarrollos sobre otros formatos. Por ejemplo, se hizo una versión de rol del juego en 2008, denominada Warhammer 40.000 Roleplay. También varios videojuegos y muchas novelas. 

Volviendo a la baraja, los cuatro palos de la baraja son el Imperio del Hombre, el Caos, los Xenos y los Adeptus Mechanicus. 

Las diferencias entre palos son pequeñas, un diminuto símbolo y el color del borde del naipe.  El fondo de la carta y el diseño de las imágenes es el mismo en los 52 naipes y los dos comodines, ya que tiene formato francés: números hasta el 10 y tres figuras, J, Q y K. 

Por ejemplo, el Imperio tiene como símbolo un águila bicéfala con las alas extendidas. 

El Caos lleva como símbolo la estrella del caos, que es una estrella de ocho puntas formada en un  círculo que lleva cuatro flechas grandes dirigidas a los cuatro puntos cardinales, y cuatro menores entre medias. 

Los Xenos llevan como símbolo la calavera de un alienígena, cruzada, no por tibias sino por dos barras. 

Los Adeptus Mechanicus llevan como  símbolo una calavera humana partida por la mitad, la mitad de hueso y la otra mitad metálica, simbolizando el cambio de lo biológico por lo mecánico. 

Como en la baraja francesa se les asigna a los palos dos colores, en este caso negro y naranja, en lugar del negro y rojo clásico. El Imperio y los Xenos en negro, y el Caos y los Adeptus Mechanicus en naranja. Los remates de los naipes se hacen con una tenue línea negra con reborde naranja, y naranja con reborde negro; todo milimétrico. También, como en la baraja francesa, llevan el doble símbolo en las esquinas que forman la diagonal superior izquierda a  inferior derecha, pero no son reversibles, ya que las figuras no lo son; sólo tienen una posición. 

Todos los naipes llevan figuras con un diseño muy similar, que ocupan la totalidad de la carta. No hay diferencias significativas entre el As, los números y las figuras. En todos los casos son personajes que parecen vincularse al tema del palo, pero que no son fáciles de distinguir. Aunque pueda parecer que el As del Imperio del Hombre es el Emperador, por la capa de armiño que lleva, es un error, es simplemente un noble. De hecho el Emperador es el que aparece en el anverso de las cartas, sentado en el Trono Dorado. El Trono Dorado es de hecho un dispositivo al que debe estar conectado el Emperador para mantenerlo con vida, tras las graves heridas recibidas en su pelea con Horus, un Primarca que se convirtió en uno de sus mayores enemigos. El 9 de ese palo parece un navegante, con su tercer ojo. La presencia del Emperador y de los navegantes nos recuerda que el juego esté muy inspirado en Dune, la obra de Frank Herbert. El 7 podría ser algún sacerdote de la Eclesiarquía. 

También parece que en el palo de los Adeptus Mechanicus se muestran retratos de personajes y adeptos del Culto Mechanicus, tecno-sacerdotes, servocráneos y servidores. Concretamente el 2 y 3 son servocráneos; el resto seguramente serán tecno-sacerdotes. 

En general todos los personajes están inspirados en miniaturas del juego. 

El anverso de los naipes, como ya he dicho, representa al Emperador sentado en su Trono Dorado. 

El ilustrador y probablemente diseñador de los naipes es John Blanche, un artista británico nacido en 1948 y director de arte de la compañía Games Workshop. Su estilo es oscuro, gótico y extraño en ocasiones. Es el responsable del cambio de imagen que tuvo tanto Warhammre como Warhammer 40.000. También se ha dedicado a ilustrar libros de fantasía, e, incluso, ilustro al rotado de un disco de la banda Sabbat, History of a time to come.

La baraja salió por primera vez en 2017, pero hicieron esta edición especial en 2019 cuando se agotó la anterior.


 
 
 
 
 
 


PALOS: Imperio del Hombre, Caos, Xenon y Adeptus Mechanicus
AUTOR: John Blanche
FECHA DE ADQUISICIÓN: 2020
LUGAR DE ADQUISICIÓN: Internet 
EDICIÓN: Games Workshop

domingo, 22 de septiembre de 2019

Palos de la Baraja del Camino de Santiago


TÍTULO DE LA BARAJA: Camino de Santiago
Hay temas sobre los que se pueden hacer muchas barajas con palos diferentes a los clásicos. Uno de esos temas es el Camino de Santiago. Ya he subido en otra ocasión una baraja sobre el mismo tema, la Baraja del Camino (20/07/18), y casi con los mismo palos, aunque con un diseño diferente. No dudo de que haya ahora o en el futuro más barajas sobre este tema, porque da mucho juego.
No voy a repetir lo que ya subí en aquella entrada y me voy a limitar a indicar quienes son las figuras y a describir el único palo discordante.
El primer palo es el de conchas o vieras, la famosa concha de Santiago que deberían llevar en la capa y el sombrero todos los peregrinos. La sota de conchas es Gotescalco, que fue el primer peregrino extranjero del que se conoce el nombre que llegó a Santiago. Gotescalco fue un clérigo francés, obispo de Puy-en-Velay durante el siglo X. Se preocupó por copiar manuscritos que había encontrado en España, como De Virginitate, de San Idelfonso de Toledo, y mandó construir el santuario de San Miguel de Aiguile. 
El caballo de conchas es Santa Brígida de Suecia, que junto a su marido Ulf viajó a Santiago en 1341. Es una de las patronas de Suecia. El rey de conchas es el primer arzobispo de Santiago, Diego Xalmírez o Galmírez, impulsor de la construcción de la catedral.
 El segundo palo son las calabazas donde se llevaba la bebida. La sota es un peregrino que se supone actual, por sus rastas y su aspecto general. El caballo de calabazas es Aymeric Picaud, monje benedictino francés de la región de Poitou, que vivió en el siglo XII y es el autor de la Guía del Peregrino, incluida en el Codex Calixtinus. El rey de calabazas es Santa Isabel de Portugal, mujer de Carlos I de España e hija de Manuel I de Portugal. A la muerte de su marido peregrinó en 1325 a la tumba del Apóstol. 
El tercer palo es diferente al de la baraja anterior. En aquel caso eran cruces de Santiago y ahora son navajas. La navaja aparece también en otras entradas de mis barajas. Por ejemplo, en Bandoleros valencianos (29/03/19). En general las navajas se caracterizan por ser plegables y poder llevarse en el bolsillo, la bolsa o al cinto. Las antiguas, aunque aquí no lo parezca, eran de un tamaño fenomenal, casi como espadas una vez abiertas. Parece que era una herramienta necesaria para un peregrino que va en muchas ocasiones solo por los caminos y con riesgo de ser asaltado. La navaja se inventa en España y gracias a los peregrino se difundió rápidamente por toda Europa. La sota de navajas es un peregrino de antaño con un queso de Arzúa, según se dice en la misma baraja. Este queso es un queso de leche de vaca que se fabrica en Arzúa y Ulloa, en la provincia de Lugo. 
El caballo de navajas es el propio apóstol Santiago, mostrando su cara más belicosa, la que teóricamente permitió, según se dice en la leyenda, ganar a los cristianos la batalla de Clavijo en el año 844 a los musulmanes. El rey de navajas es el rey de Asturias Alfonso II el Casto, el primer peregrino a la tumba del apóstol para reunirse con el obispo Teodomiro, ya que durante su reinado fue cuando se descubrió la supuesta tumba de Santiago. Fue tan casto que no tuvo descendencia. 
Y el último palo son los bordones o báculos de los peregrinos, que no sólo servía para ayudarles en las caminatas sino también para ser usado como un arma formidable en caso de peligro. Se llaman bordones a los bastones de un tamaño superior a un hombre y terminados en una punta de hierro. La sota de bordones es otra peregrina moderna con un chubasquero, bajo la lluvia típica de Galicia. 
El caballo de bordones es San Francisco de Asís, que peregrinó a Santiago en el siglo XIII, donde fundó su primer convento. El rey de bordones es Teodomiro de Iria, el obispo de Iria Flavia en el Concello de Padrón, que descubrió la supuesta tumba cuando en el 813 atendió, según la leyenda, a lo que le dijo un ermitaño llamado Pelagio, que decía haber visto una estrella posada sobre el bosque de Libredón.
Como es una baraja de formato español, tiene los mismos bodes cortados, los números sólo llegan hasta el 7 y carece de comodines. El diseño está muy cuidado y es muy bonito.


PALOS: Conchas del peregrino, calabazas, navajas y bordones. 
AUTOR: Alberto Gutián
FECHA DE ADQUISICIÓN: 2018
LUGAR DE ADQUISICIÓN: Internet 
EDICIÓN: Ideas Peregrinas

jueves, 25 de julio de 2019

Palos de la Baraja Typical Spanish


TÍTULO DE LA BARAJA: Ale-Hop Typical Spanish

La quinta y última baraja editada por Ale-Hop es algo diferente a las anteriores. En primer lugar porque tiene nombre, de hecho un doble nombre, Typical Spanish y Olé y Olé.

El diseño general es muy parecido pero los palos no coinciden con ninguna de las cuatro barajas anteriores  y siguen las pautas que podríamos esperar del nombre.

Empezando por el comodín, se trata de un gran corazón con Spain en medio, algo así como el famoso INY.

Como primer palo supongo que debo colocar a las paellas, porque aunque se trate de una baraja americana es un símbolo redondo y dorado como los oros; yo, al abrir la caja la encontré en segundo lugar. Es claramente una paella de mariscos, aunque para ser más preciso debería haber dicho arroz en paella, ya que la paella es el recipiente y no el contenido. Los naipes llevan un reborde naranja.

El segundo palo es una jarra de sangría con un vaso ya servido, supongo que nos tiene que recordar a las copas. El reborde en este caso es azul.

El tercer y cuarto palo no parece guardar ninguna relación con los palos de la baraja española. El cuarto es un zapato rojo de tacón, sin duda de una bailaora de flamenco, con lunares blancos. El reborde es una línea verde.

El cuarto es una guitarra española. Los naipes llevan un reborde rosa. Como se ve, en todas las barajas hay una doble vinculación al palo, el símbolo y un color. Una baraja francesa habría tenido el pequeño símbolo en la esquina y una baraja española el corte es la línea del borde. En este caso el color es que debe de dar la pista del palo sin abrir completamente el mazo.

Las figuras, como no podían ser menos, son absolutamente tópicas. Cualquier extranjero de viaje por España y con poco conocimiento de la cultura, las tradiciones y la naturaleza, habría elegido esos tres símbolos: un torero para la J, una bailaora con peineta y abanico para las Q y un toro para la K. Tanto el vestido de la bailaora, que lleva lunares blancos, como la taleguilla, que es el pantalón o calzón, y parte de la chaquetilla del torero son del color de los rebordes del palo.

Un aplauso para Ale-Hop por esta colección de barajas.






PALOS: Paellas en naranja, sangrías en azul, zapatos de bailaora en verde y guitarras en rosa.
AUTOR: No consta
FECHA DE ADQUISICIÓN: 2019
LUGAR DE ADQUISICIÓN: Madrid
EDICIÓN: Clave Denia S.A.

domingo, 21 de julio de 2019

Palos de la Baraja Ale-Hop de los colores


TÍTULO DE LA BARAJA: Ale-Hop de colores

La cuarta baraja editada por Ale-Hop está en la misma línea gráfica de las anteriores pero ya no mantiene las mismas pautas de las tres primeras, en las que la imagen que aparecía en el comodín era la base del diseño de las figuras. La he llamado de colores porque es el aspecto más significativo que he podido encontrar.

En este caso el comodín, que es un globo terráqueo, no tiene mayor presencia en el resto de los naipes. En esta baraja los palos son cuatro objetos que tienen en común su carácter de objetos vivos, pues todos tienen caras, brazos y piernas; no se pueden considerar auténticas figuras antropomórficas, pero casi.

El primer palo es una rodaja de sandía, relacionada con el color azul. El color aparece en todos los palos como el fondo de las figuras y un reborde en los números. El segundo palo es un cactus plantado en una maceta; su color es el naranja. El tercer palo es una piña y su color es el verde. Y, para terminar, el cuarto palo es un donut, pero no el clásico de azúcar, ni siquiera el de chocolate, un donut rosa con todo tipo de toppings pegados; su color es el rosa.

Las figuras usan el modelo del palo. La J con los dos ojos abiertos, la Q con unas flores en su aparente cabeza y con los dos ojos cerrados, y la K con un gran bigote y guiñando un ojo.






PALOS: Rodajas de sandía en azul, cactus en naranja, piñas en verde y donuts en rosa.
AUTOR: No consta
FECHA DE ADQUISICIÓN: 2019
LUGAR DE ADQUISICIÓN: Madrid 
EDICIÓN: Clave Denia S.A.

miércoles, 17 de julio de 2019

Palos de la Baraja Ale-Hop de la llama


TÍTULO DE LA BARAJA: Ale-Hop de la llama

La tercera baraja de Ale-Hop cierra una pequeña trilogía, pues la estructura es idéntica a dos las anteriores pero en lugar del unicornio y el flamenco aquí hay una llama con una manta sobre el lomo. Podría ser una alpaca o una vicuña, pero por el color y la aparente longitud de su lana creo que es una llama. La caja es azul celeste.

Los palos son corazones sobre fondo rosa, flores irreconocibles de 6 pétalos y dos sépalos visibles sobre fondo verde, perfiles de cactus sobre fondo lila, un diseño un poco raro en comparación con los otros, y estrellas de cinco puntas sobre fondo naranja suave.

Las figuras, al igual que en las baraja anteriores eran los unicornios y los flamencos, aquí son las llamas con la única modificación en cada palo de que incluyen el dibujo del palo en la manta que llevan sobre el lomo. Como en las barajas anteriores, las llamas llevan flores sobre las cabezas en los naipes Q y coronas en los naipes K.






PALOS: Corazones y rosa, flores y verde, cactus y lila y estrellas y naranja.
AUTOR: No consta
FECHA DE ADQUISICIÓN: 2019
LUGAR DE ADQUISICIÓN: Madrid
EDICIÓN: Clave Denia S.A.

martes, 16 de julio de 2019

Palos de la Baraja Ale-Hope del flamenco


TÍTULO DE LA BARAJA: Ale-Hop del flamenco

La segunda baraja de Ale-Hop tiene una estructura idéntica a la anterior pero con palos y motivos diferentes. La referencia, la figura que aparece en el Joker, es un flamenco rosa sobre una pata y con un ala blanca en forma de corazón.

Los palos son piñas, rodajas de sandía, hojas de la costilla de Adán (monstera deliciosa) y cactus. El color del fondo es siempre blanco, por lo que los naipes tienen que tener un pequeño reborde.

Las figuras, al igual que en la baraja anterior eran los unicornios, son los flamencos, en este caso sin modificar nada de su color y dispuestos sobre un palo a gran tamaño. Como los naipes anteriores, la única modificación entre las tres figuras de cada palo son las flores sobre las cabezas de los flamencos que están en los naipes Q y las coronas en los naipes K.






PALOS: Piñas, rodajas de sandía, hojas de la costilla de Adán y cactus.
AUTOR: No consta
FECHA DE ADQUISICIÓN: 2019
LUGAR DE ADQUISICIÓN: Segovia 
EDICIÓN: Clave Denia S.A.

Palos de la Baraja Ale-Hop del unicornio


TÍTULO DE LA BARAJA: Ale-Hop del unicornio

Encontrar barajas de póker, es decir, con naipes del 1 al 10, con J, Q y K y con comodines, que se adapten a mi colección no es nada sencillo. Por eso, cuando encuentro alguna me llevo una alegría. Éste es el caso, pero no por una baraja sino por cinco. Las edita y vende la tienda Ale-Hop.

Ale-Hop es una franquicia dedicada a la venta de complementos de moda, regalos, decoración y objetos raros y graciosos en general. Es una empresa creada por el español Vicente Grimalt, y cuya primera tienda se abrió en el año 2000 en Alicante. Es fácil reconocerla porque es la que tiene una vaca de tamaño natural dándote la bienvenida desde la puerta. Varios de esos objetos curiosos eran barajas.

La primera baraja va en una caja de color lila suave. El símbolo que da cuerpo a esta baraja está en los comodines, y son unicornios de crines y colas multicolores, un símbolo del colectivo LGTBI. Estos mismos símbolos que aparecen en los comodines también son las tres figuras de los cuatro palos de la baraja; la única diferencia con los comodines es que han perdido la multicoloridad para dejar el color del palo nada más. Por otro lado, si nos fijamos en las figuras, la J no tiene ninguna diferencia con respecto al Joker, pero la Q lleva unas flores rodeando el cuerno y la K una corona.

Los palos con simples y elementales. Corazones en fondo rosa, margaritas en fondo verde, estrellas en fondo morado y nubes en fondo azul, siempre en tonos pastel muy suaves. Las crines y la cola de los unicornio de los palos ahora son del color del palo, pero más intenso.






PALOS: Corazones y rosa, margaritas y verde, estrellas y morado y nubes y azul
AUTOR: No consta
FECHA DE ADQUISICIÓN: 2019
LUGAR DE ADQUISICIÓN: Segovia 
EDICIÓN: Clave Denia S.A.